Preparativos del 400 aniversario del hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre en Cuba

Los obispos de Cuba invitan a todos los hermanos a unirse a las celebraciones en 2012 del 400 aniversario del hallazgo y presencia de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla. “Esta imagen, hallada y acogida con amor –escriben los obispos en una comunicado- es el símbolo religioso que expresa y manifiesta de manera privilegiada la religiosidad del pueblo cubano. Por esto, podemos decir que, desde su altar del Cobre, la Virgen de la Caridad ha estado presente en el corazón de la mayoría de los cubanos y nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia”.

En este mensaje, los obispos anunciaron que el trienio preparatorio del centenario comienza hoy sábado con una misa en la basílica de la ciudad oriental de Santiago de Cuba. El lema para el trienio y el Año Jubilar es: "A Jesús por María, la caridad nos une". “En esta celebración –señalan los obispos- comenzaremos en Cuba una especial misión evangelizadora con la que nos unimos a la Gran Misión Continental a la que fuimos llamados por la 5ª Conferencia General del Episcopado latinoamericano y caribeño celebrada en Aparecida (Brasil)”.

Según la leyenda, la imagen de esa Virgen apareció por primera vez en 1612 ante tres pescadores que iban en una barca por la bahía oriental de Nipe. Uno de ellos, Juan Moreno, supuestamente dijo entonces que habían visto "una cosa blanca sobre la espuma del agua" y que, al acercarse, encontraron la imagen de una virgen morena con un niño en una mano, flotando sobre una tabla con la inscripción "Yo soy la Virgen de la Caridad".

La Virgen de La Caridad tiene su santuario nacional en El Cobre, pequeño pueblo cercano a Santiago, a unos 900 kilómetros al este de La Habana, y fue declarada patrona de Cuba el 10 de mayo de 1916 y coronada personalmente por el papa Juan Pablo II el 24 de enero de 1998, durante su visita a la isla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona