En Ecuador, Presidente del CELAM lanza Gran Misión Continental

El Presidente del CELAM, Mons. Raymundo Damasceno Assis, lanzó la Gran Misión Continental al término de la multitudinaria Misa de clausura del 3 Congreso Americano Misionero (CAM 3); como fruto de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe que se realizó en Aparecida, Brasil en 2007.

En su mensaje, el también Arzobispo de Aparecida destacó que "conocer a Jesucristo es el mejor regalo que uno puede recibir, y haberlo encontrado en la fe es lo mejor que se pueda hacer". "Anunciarlo a los demás es nuestra alegría", dijo.

"El Santo Padre Benedicto XVI y la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y el Caribe realizada en Aparecida en 2007 nos invitan a una misión evangelizadora que comprometa a todas las fuerzas del pueblo de Dios", prosiguió.

Tras precisar que esta gran misión tiene como protagonistas a todos los católicos, el Prelado dijo que el objetivo de ésta es también "promover la conciencia y la acción misionera permanente para que el espíritu misionero penetre todas nuestras vidas y las estructuras de las Iglesia".

"Con el Espíritu Santo queremos renovar nuestro compromiso de seguir unidos a Jesucristo, camino, verdad y vida, y así ser discípulos obedientes de su mandato", añadió al término de la Misa presidida por el Primado de América y Enviado Especial del Papa para esta ocasión, Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez.

Finalmente, Mons. Damasceno hizo votos para que inspirados en San Pablo y los santos de nuestro continente, "iniciemos nuestra Misión Continental permanente", que se consagra a la Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe.

Como expresión del lanzamiento de la Misión Continental, los distintos presidentes de las conferencias episcopales recibieron una Biblia y una réplica del retablo (tríptico) que se obsequiara al Santo Padre en Aparecida en mayo de 2007 y que él dejara como ofrenda a todos los obispos del continente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona