Abuela de medallista olímpica mexicana revela "milagro" de su nacimiento

Irma Dávila Montaño es la orgullosa abuela de la mexicana Paola Milagros Espinosa Sánchez, ganadora de la medalla de bronce en las Olimpiadas de Beijing en clavados sincronizados. Ella cuenta que el primer triunfo de su nieta fue el "milagro" de haber nacido, pues su madre tenía un tumor en el vientre que amenazaba su vida.

Así lo explicó la señora Dávila en entrevista concedida al Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), a quienes relató que Paola nació y creció en una familia católica; y cómo "en medio de la angustia por la posible pérdida de su nieta, Dios fue el único refugio de la familia, sobre todo cuando los médicos le deban pocas esperanzas de vida a actual medallista olímpica".

El nacimiento de Paola, explica doña Irma Dávila, fue un verdadero milagro. "A ello se debe que su segundo nombre sea Milagros. Durante el embarazo, yo solía visitar al Santísimo Sacramento y le pedía a Dios por la salud de mi hija Josefina y de la bebé", comentó.

Seguidamente señaló que en su familia "hay especial devoción a La Divina Providencia y que, por supuesto, la Virgen de Guadalupe siempre está presente en sus rezos" a quienes "encomendó la actuación de Paola en Beijing".

SIAME precisa también "Paola Espinosa, quien acaba de cumplir 22 años el pasado 31 de julio, ha tenido a un sacerdote como guía espiritual desde hace algunos años y 'ama a todos los santos', asegura la Sra. Irma Dávila, quien dijo estar segura de que a su regreso de China la jovencita acudirá a la Basílica del Tepeyac para dar gracias a Dios por haber ganado esta preciada medalla olímpica para México".

Al preguntarle si Paola acostumbraba llevar alguna medalla al cuello, la abuela respondió que "siempre se la vive dentro del agua, pero carga en una bolsita una imagen religiosa que casi siempre lleva consigo".

Finalmente, SIAME indica que tras conocer el triunfo de Paola Espinosa y su compañera Tatiana Ramírez, el Arzobispado de México "envió una felicitación a las medallistas por su entrega y dedicación en la justa atlética que se desarrolla en el continente asiático".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona