Día 26 de Junio del 2008 FIESTA DEL PAPA EN LA NUNCIATURA APOSTÓLICA DE COSTA RICA







Como ya es casi una tradición, el Coro de los Heraldos de Evangelio cantó en el evento conmemorativo de la Fiesta de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, la fiesta en honra del Santo Padre, realizada el jueves 26 pasado en la Nunciatura.
Este es un evento diplomático al cual son invitados el Presidente de la república, miembros importantes del gobierno, embajadores, los obispos de Costa Rica e invitados especiales.
El acto comenzó con el Himno Nacional y el Himno Pontificio ejecutado por el Coro de los Heraldos del Evangelio. Luego siguió un discurso del Sr. Nuncio, Mons. Pierre Nguyen van Tot, seguido de otro discurso por el Sr. Presidente Oscar Arias y después un brindis. Para concluir el coro interpretó el Magnificat. La excelente acústica del hall de entrada hizo con que la interpretación fuese especialmente bella.
Acto seguido se paso a un almuerzo. Muchísimos de los presentes nos manifestaron el placer que les causo la música siendo que varios embajadores nos invitaron para sus respectivas embajadas. Después de un ameno almuerzo, al ya haberse ido casi todos los invitados, el Sr. Nuncio nos invitó a sentarnos todos con el en una mesa para conocernos mejor. Era la primera vez que nos encontrábamos pues el acababa de llegar a Costa Rica una semana atrás reemplazando a Mons. Osvaldo Padilla quien partió recientemente para Corea del Sur. Tomando un café se entablo una muy animada conversación sobre temas: como que es lo que hacemos tanto en Costa Rica como en otras partes del mundo, nuestra formación, nuestra espiritualidad, etc. Nos quedamos muy impresionados con la delicada y distinguida personalidad del Sr. Nuncio, quien entre otras cualidades habla perfectamente el español, ingles, francés, alemán y portugués, entre otras lenguas.
Fue interesante saber que un tío abuelo del Nuncio murió mártir de la fe católica en el año 1847, en Vietnam.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona