Santa Sede anuncia excomunión inmediata para mujeres "ordenadas" sacerdotes


La Congregación para la Doctrina de la Fe dio a conocer un decreto general en el que precisa que tanto las mujeres que han pretendido recibir el orden sacerdotal como quienes realizaron la ceremonia de ordenación incurren en excomunión inmediata. El texto del decreto es el siguiente:

"Congregación para la Doctrina de la Fe
Decreto General
Acerca del delito de intentar la sacra ordenación de una mujer

La Congregación para la Doctrina de la Fe, para tutelar la naturaleza y la validez del sacramento del sacro orden, en virtud de la especial facultad a ella conferida de la suprema autoridad de la Iglesia (cfr can. 30, Código de Derecho Canónico), en la Sesión Ordinaria del 19 de diciembre de 2007, ha decretado:

Siempre de acuerdo a lo dispuesto en el canon 1378 del Código de Derecho Canónico, quien haya atentado conferir el orden sacro a un mujer, o la mujer que haya intentado recibir el sacro orden, incurre en la excomunión latae sententiae, reservada a la Sede Apostólica.

Si quien ha intentado conferir el sacro orden o si la mujer que ha intentado recibir el sacro orden, es un fiel sujeto al Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales, se sigue lo dispuesto al can. 1443 del mismo código, y sea castigado con la excomunión mayor, cuya remisión está reservada a la Sede Apostólica (cfr can. 1423, Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales).

El presente decreto entra inmediatamente en vigor desde el momento de su publicación en L'Osservatore Romano.

William Cardenal Levada
Prefecto

Angelo Amato, s.d.b.
Arzobispo Titular de Sila
Secretario".

Este decreto se refiere a casos como el ocurrido en Saint Louis, Estados Unidos, donde una mujer se presentó como "obispa católica" e impuso las manos sobre otras dos para "ordenarlas" sacerdotes. Estas mujeres ya habían sido públicamente advertidas y denunciadas por el Arzobispo local, Mons. Raymond L. Burke.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona