El Papa elogia la virginidad consagrada, "incomprensible para el mundo"

Rama femenina de los Heraldos del Evangelio junto al Fundador Rvdo. Pe. Juan Clá Dias
Al recibir a quinientas mujeres pertenecientes al Ordo Virginum, llegadas a Roma en peregrinación para participar en un congreso internacional sobre la virginidad, el Papa Benedicto XVI elogió el don de la virginidad consagrada para la Iglesia, aunque éste sea incomprendido por el mundo.

El Santo Padre recordó que la virginidad consagrada era "un don en la Iglesia y para la Iglesia", como dice el congreso, y las invitó a "crecer día tras día en la comprensión de un carisma tan luminoso y fecundo a los ojos de la fe, cuanto oscuro e inútil a los del mundo".

"El Orden de las Vírgenes constituye una expresión particular de vida consagrada, que volvió a florecer en la Iglesia después del Concilio Vaticano II -explicó el Santo Padre- pero sus raíces son antiguas; se hunden en los inicios de la vida evangélica cuando, como novedad inaudita, el corazón de algunas mujeres comenzó a abrirse al deseo de la virginidad consagrada: al deseo de entregar a Dios todo el ser que se realizó extraordinariamente por primera vez en la Virgen de Nazaret y en su 'sí'".

"Vuestro carisma debe reflejar la intensidad y también la frescura de sus orígenes", dijo Benedicto XVI; al destacar que esta vocación está "profundamente enraizada en la Iglesia particular", a la que las consagradas pertenecen y "de la existencia de la diócesis, con sus tradiciones, sus santos, sus valores, límites y dificultades" estas personas llegan a "la Iglesia universal, sobre todo compartiendo la oración litúrgica".

"La elección de la vida virginal es efectivamente un llamamiento al carácter transitorio de la realidad terrestre y un anticipo de los bienes futuros. Sed testigos de la espera vigilante y laboriosa, de la alegría, de la paz que es propia de quien se abandona al amor de Dios. Estad presentes en el mundo y peregrinad hacia el Reino", concluyó el Papa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA