El Papa Benedicto XVI colocará una rosa de oro en el altar de la cripta del Santuario de la Virgen de la Misericordia en Savona














El Papa en acción de gracias por la protección de la Madre a su predecesor Pío VII, encarcelado por Napoleón; y en agradecimiento a los fieles locales por su lealtad a sus predecesores, colocará una rosa de oro en el altar de la cripta del Santuario de la Virgen de la Misericordia en Savona.

Según explica Mons. Vittorio Lupi, Obispo de Savona-Noli, a L'Osservatore Romano, el Santo Padre dentro de su visita a Génova y Savona, "ofrecerá a la Virgen una rosa de oro, un honor poco común, concedido a los santuarios de Lourdes, Fátima, Loreto, Czestochowa; y que será entregada, un día después, también al Santuario de Nuestra Señora de la Guardia en Génova".

Tras comentar que el Pontífice visitará también el lugar en donde Pío VII fue encarcelado por Napoleón durante casi tres años, el Prelado indicó que "esta visita sucede cuando se ha iniciado el proceso de beatificación de Pío VII, este pequeño, gran hombre, hijo de San Benito, que, con humildad, pero con gran fuerza moral y firmeza supo oponerse al déspota que usaba todas las técnicas psicológicas para plegarlo a su voluntad".

"La visita está en continuidad con estos sucesos: es un gesto que reconoce en Savona el hecho de haber sostenido al Papa en un momento difícil y por haberlo ayudado a cumplir su misión incluso en condiciones prohibitivas", dijo Mons. Lupi a LOR.

Tras la invasión de Napoleón Bonaparte a Italia, el Papa Pío VII fue encarcelado en Savona por casi tres años, durante los cuales el Pontífice, surgido de la orden de los benedictinos, imploraba la ayuda de la Virgen María.

Luego de la derrota del emperador francés, Pío VII quedó libre y pudo volver a Roma, donde, en medio de una alegría general entró el día 24 de mayo de 1814. El Papa atribuyo aquella liberación propia y de la Iglesia entera a la protección de la Virgen y, en consecuencia, instituyó la fiesta litúrgica de María Auxiliadora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA