En la Zona Cero el Papa ofrece una oración por todas las víctimas del atentado del 11 de septiembre 2001

El Papa, de rodillas, reza en la 'Zona Cero' de Nueva York

"Dios de la paz, trae la paz a nuestro mundo violento". Fue una ceremonia austera en una mañana sombría. El Papa Benedicto XVI bajó por la rampa de la 'Zona Cero', rezó durante varios minutos en un reclinatorio, encendió una llama votiva y bendijo con agua el lugar donde murieron más de 2.700 personas el 11 de septiembre del 2001. "Dios del entendimiento, guíanos frente estos terribles eventos".

Benedicto XVI se refirió a la amenaza del terrorismo en un tono muy acorde con el silencio que empapó de principio a fin la ceremonia: "Dios, trae amor al corazón y a las mentes de todos aquellos consumidos por el odio".

Horas después de referirse al "monstruoso" pasado de su propio país y de recordar su propia junventud "bajo un régimen siniestro que creyó tener todas las respuestas", el Papa visitó la fosa donde se levantan ya los cimientos de la futura Torre de la Libertad. Fue uno de los momento más emotivos de su visita de cinco días a Washington y Nueva York, de donde se despedirá hoy con una última misa multitudinaria en el estadio de los Yankees.

"Dios, da luz eterna y paz a todos los que murieron aquí", dijo Benedicto XVI en la breve plegaria, tras varios minutos de silencio en los que rezó de rodillas, bajo la potente luz de unos reflectores y ante la mirada de decenas de familiares de las víctimas del 11-S. Entre elllos Dympna Judge, hermana del capellán de los bomberos de Nueva York, Mychal Judge, fallecido bajo la lluvia de escombros el día de los atentados.

Acabada la ceremonia, el Papa abandonó la 'Zona Cero' en el 'papamóvil', saludado a su paso por cientos de neoyorquinos, en su mayoría hispanos. Alexander Bejarano, colombiano, exhibió a su paso un cartel de Ingrid Bentancourt junto a otro en el que podía verse al sumo pontífice: "De la mano de Dios, buscamos la paz... La paz no tiene fronteras".


Oración Zona Cero

¡Oh Dios de amor, compasión y salvación!
¡Míranos, gente de diferentes creencias y tradiciones,
reunidos hoy en este lugar,
escenario de violencia y dolor increíbles.
Te pedimos que por tu bondad
concedas la luz y la paz eternas
a todos los que murieron aquí
los que heroicamente acudieron los primeros,
nuestros bomberos, policías,
servicios de emergencia y las autoridades del puerto,
y a todos los hombres y mujeres inocentes
que fueron víctimas de esta tragedia
simplemente porque vinieron aquí para cumplir con su deber
el 11 de septiembre de 2001.
Te pedimos que tengas compasión
y alivies las penas de aquellos que,
por estar presentes aquí ese día,
hoy están heridos o enfermos.
Alivia también el dolor de las familias que todavía sufren
y de todos los que han perdido a sus seres queridos en esta tragedia.
Dales fortaleza para seguir viviendo con valentía y esperanza.
También tenemos presentes
a cuantos murieron, resultaron heridos o sufrieron pérdidas
ese mismo día en el Pentágono y en Shanskville, Pennsylvania.
Nuestros corazones se unen a los suyos,
mientras nuestras oraciones abrazan su dolor y sufrimiento.
Dios de la paz, concede tu paz a nuestro violento mundo:
paz en los corazones de todos los hombres y mujeres
y paz entre las naciones de la tierra.
Lleva por tu senda del amor
a aquellos cuyas mentes y corazones
están nublados por el odio.
Dios de comprensión,
abrumados por la magnitud de esta tragedia,
buscamos tu luz y tu guía
cuando nos enfrentamos con hechos tan terribles como éste.
Haz que aquellos cuyas vidas fueron salvadas
vivan de manera que las vidas perdidas aquí
no lo hayan sido en vano.
Confórtanos y consuélanos,
fortalécenos en la esperanza,
y danos la sabiduría y el coraje
para trabajar incansablemente por un mundo
en el que la verdadera paz y el amor
reinen entre las naciones y en los corazones de todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona