En el Seminario de san José, Benedicto XVI se dirige a jóvenes minusválidos

"Les ruego que recen también por mí. Como saben, acabo de cumplir un año más. El tiempo vuela."
En el Seminario de san José, Benedicto XVI se ha dirigido a medio centenar de jóvenes discapacitados diciéndoles que el amor incondicional de Dios, que alcanza a todo ser humano, otorga un significado y finalidad a cada vida humana.

Manifestando su alegría por este encuentro el Papa ha reconocido que “a veces es un reto encontrar una razón para lo que aparece solamente como una dificultad que superar o un dolor que afrontar. No obstante, la fe nos ayuda a ampliar el horizonte más allá de nosotros mismos para ver la vida como Dios la ve”.

El Santo Padre que además ha pedido a los jóvenes que recen por él, ha subrayado que “Dios les ha bendecido con el don de la vida, y con otros talentos y cualidades, por medio de las cuales pueden servirlo a Él y a la sociedad de diferentes modos. Aunque la contribución de algunos puede parecer grande y la de otros más modesta, el valioso testimonio de nuestros esfuerzos constituye siempre un signo de esperanza para todos”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA