martes, 7 de junio de 2011

"La Iglesia debe ser la consciencia moral de la sociedad", dijo el Papa en la Catedral de Zagreb

Durante las Vísperas en la Catedral de Zagreb Benedicto XVI recuerda la figura del Beato Alojzije Stepinac, cardenal mártir del régimen comunista 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 06-06-2011, Gaudium Press) La figura del beato Alojzije Stepinac, "intrépido pastor" croata y "ejemplo de celo apostólico y de firmeza cristiana" en los tiempos de los regímenes nazi y comunista, estuvo en el centro de la homilía de Benedicto XVI en la ceremonia de las Vísperas en la Catedral de Zagreb, celebrada el domingo pasado con obispos, sacerdotes, consagrados, seminaristas, novicios y novicias, y que concluyó su viaje a Croacia.
El Santo Padre invitó a la Iglesia Católica del país "a estar unida para enfrentar los desafíos del contexto social en cambio, individualizando con audacia misionera nuevos caminos de evangelización especialmente al servicio de las jóvenes generaciones".
2011-06-05T160109Z_518577110_GM1E766004H01_RTRMADP_3_POPE.jpg
Religiosas, en la catedral de Zagreb
El beato Alojzije Stepinac, un mártir del período comunista, aunque no haya muerto directamente por las fuerzas opresoras, sino en consecuencia de enfermedades, fue proclamado mártir. Sus méritos y su fuerza, resaltó el Papa "brotan esencialmente de su fe", en la mirada fija en Jesucristo.
"Gracias precisamente a su firme consciencia cristiana - continuó el Santo Padre - supo resistir a todo el totalitarismo, tornándose defensor de los judíos, los ortodoxos y de todos los perseguidos en el tiempo de la dictadura nazi y fascista y después, en el período del comunismo, un ‘abogado' de sus fieles, especialmente de los numerosos sacerdotes perseguidos y asesinados. Gracias a su ejemplo, y a tantos otros sacerdotes, religiosos y religiosas que nunca traicionaron la propia fe, la esperanza y la caridad", dijo el Papa, los católicos croatas permanecieron unidos y fieles a la Iglesia.

Hoy, "[la Iglesia] debe responder a las diversas mediocridades en cuestiones de fe con una clara enseñanza moral, para tornarse la consciencia moral de la sociedad", afirmó el Santo Padre, refiriéndose a las palabras del beato mártir: "O somos católicos o no lo somos. Si lo somos, es preciso que esto se manifieste en cada ámbito de nuestra vida".
"La doctrina moral de la Iglesia -continuó el Pontífice- en la actualidad frecuentemente incomprendida, no se puede desvincular del Evangelio". Los pastores son llamados a ayudar a los fieles a evaluar sus responsabilidades personales, la armonía entre sus decisiones y las exigencias de la fe en la construcción de "una revolución cultural necesaria para promover una cultura de vida y una sociedad a la medida del hombre". Las palabras del Papa fueron recibidas con un largo aplauso por los presentes.
El rezo de las Vísperas en la Catedral de Zagreb fue concluido por el Papa con una oración personal delante de la tumba del beato Alojzije Stepinac. El encuentro con el clero y con los religiosos fue la última etapa del viaje de Benedicto XVI a Croacia. La ceremonia de despedida prevista para las 19:15 horas en el aeropuerto internacional "Pleso" de Zagreb fue anulada por causa del mal tiempo. El Santo Padre intercambió saludos con el presidente dentro del aeropuerto, entregándole el texto del discurso que debería proferir.
Biografía del beato Alojzije Stepinac
Alojzije Stepinac nació en Brezaric, en la parroquia de Krasic (diócesis de Zagreb) el día 8 de mayo de 1898. Descubrió su vocación sacerdotal con 26 años y comenzó los estudios en el Colegio Germánico-Húngaro y en la Universidad Gregoriana, graduándose en Filosofía en 1927 y Teología en 1931.
stepinac2.jpg
El Beato Stepinac
Ordenado sacerdote el 26 de octubre de 1930, celebró su primera misa en la Basílica de Santa María Mayor. En 1931, volvió a Croacia y asumió cargos en la Curia. El 29 de mayo de 1934 el Papa Pío XI lo nombró, con 36 años apenas, obispo coadjutor con derecho de sucesión del arzobispo de Zagreb. Como otros obispos y padres, se opuso al régimen comunista, y por eso acabó siendo preso en 1945.
Liberado después de un mes, fue preso nuevamente por su propuesta de acuerdo entre la Iglesia y el Estado. El 11 de octubre, el arzobispo fue condenado a 16 años de trabajos forzados y a la pérdida de los derechos civiles. De 1946 a 1951 permanece preso en completo aislamiento en la prisión de Lepoglava, donde le es permitido solamente celebrar la misa y leer libros religiosos.
El 12 de enero de 1953, el Papa Pío XII lo hace cardenal, deplorando públicamente el régimen que lo impedía ir a Roma para la ceremonia. El gobierno entonces reacciona con la rotura de las relaciones con la Santa Sede. A partir de 1953, en consecuencia del tiempo pasado en la prisión de Lepoglava, el cardenal Stepinac comienza a tener serios problemas de salud.
El purpurado falleció el 10 de febrero de 1960 rezando por sus perseguidores. Con un permiso especial del gobierno, el 13 de febrero de 1960 es solemnemente celebrado su funeral, en la Catedral de Zagreb, con todo el episcopado yugoslavo y el clero presentes y, desde entonces, se inició una peregrinación ininterrumpida a su tumba en la catedral, con numerosas gracias siendo atribuidas a su intercesión.
El proceso para su beatificación fue iniciado en Roma el día 9 de octubre de 1981, y concluyó con la beatificación celebrada por Juan Pablo II el 3 de octubre de 1998, en el Santuario de Marija Bistrica de Zagreb.

No hay comentarios: