Vaticano dice que la decisión judicial de retiro de crucifijos de escuelas italianas es "miope"

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 04-11-2009, Gaudium Press) "Es equivocado y miope querer excluir la religión de la realidad educativa" declaró este martes el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano y director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, a la Radio Vaticana. Ayer, la Corte Europea de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, decidió favorablemente a la petición de la madre de dos alumnos y castigó al Estado italiano por la presencia de crucifijos en las escuelas del país. El caso se venía estudiando desde hace años.

La sentencia fue emitida en respuesta a la reivindicación de la italiana de origen finlandesa Soile Lautsi, que pidió al colegio de sus hijos que retirase el crucifijo de las salas de clase, alegando que la representación hería al principio del laicismo en el cual quería educarlos.

El caso pasó por el Tribunal Constitucional italiano - que dijo no tener jurisdicción sobre el asunto -, por un tribunal administrativo del país y por el Consejo de Estado de Italia, que rechazó la reivindicación, lo que hizo que la cuestión llegase a Estrasburgo.

Desde cuando

En 2006, la Justicia italiana archivó el caso y Soile recurrió a la corte europea. Ayer, en comunicado, el órgano justificó su decisión afirmando que "la presencia de crucifijos podría ser interpretada por alumnos de todas las edades como una señal religiosa; ellos sentirían como si estuviesen siendo educados en un ambiente escolar que carga la marca de determinada religión".

El tribunal evaluó que la exposición de símbolos católicos configura una "violación [de los derechos] de los padres de educar a sus hijos según sus propias convicciones" y una "violación de la libertad de religión de los alumnos". Según el Tribunal europeo, la presencia del símbolo podría "causar malestar a los alumnos practicantes de otras religiones o ateos".

Además del retiro de los crucifijos, la Corte Europea condenó a Italia a pagar 5 mil euros de indemnización a la italiana.
Según el P. Federico Lombardi, la Iglesia católica recibió la decisión judicial con "estupor y amargura". "Impresiona que una Corte Europea intervenga fuertemente en un asunto muy profundamente ligado a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano", resaltó.

Dijo también que "el crucifijo siempre fue una señal de ofrecimiento del amor de Dios, de unión y acogida para toda la humanidad. Lamento que sea considerada como una señal de división, de exclusión o de limitación de la libertad".

Habla el portavoz vaticano

"Es grave querer privar al mundo educativo de una señal fundamental de la importancia de los valores religiosos en la historia y la cultura italianas. La religión da una contribución preciosa a la formación y al crecimiento moral de las personas, y es un componente esencial de nuestra civilización", destacó el portavoz vaticano.

El gobierno italiano informó que apelará la decisión, informó a Ansa el magistrado Nicola Lettieri, que defiende al país ante la Corte Europea de Derechos Humanos. La ministra de Educación, Mariastella Gelmini, alegó que el crucifijo es un símbolo de la tradición del país: "Nadie quiere imponer la religión católica, mucho menos con el crucifijo".

El ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, dijo que la Corte dio un "golpe mortal en una Europa de valores y derechos", agregando que eso es un mal precedente para otros países.

Italia es una de las naciones con población más católica en el mundo. Más de 96% de los cristianos del país - que llegan a 80% de la población - se definen católicos. La exposición de crucifijos en escuelas se tornó obligatoria con dos leyes datadas de 1920 - pero, desde 1984, cuando el catolicismo dejó de ser la religión oficial, han sido cumplidas con menos rigor.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona