Obispos de EEUU deploran nueva decisión anti-vida de Obama


El Cardenal Justin Rigali, Jefe del Comité de Actividades Pro Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) deploró la decisión del Presidente Barack Obama de permitir la investigación para la obtención de células estaminales a partir de embriones; y calificó esta decisión como una "triste victoria de la política sobre la ciencia y la ética".

En su comunicado emitido hoy, el Purpurado precisó que esta acción de Obama "es moralmente incorrecta porque alienta la destrucción de vidas inocentes, tratando a seres humanos vulnerables como meros productos que se cosechan. También denigra los valores de millones de contribuyentes estadounidenses que se oponen a la investigación que exige tomar vidas humanas".

Esta postura anti-vida, precisa el Cardenal Rigali, "ignora el hecho de que medios éticamente correctos para el avance en la ciencia de las células estaminales así como tratamientos médicos ya están en camino a estar disponibles y necesitan para eso mayor apoyo".

La nota de la USCCB recuerda también una reciente carta del 16 de enero del Cardenal Francis George, Presidente del Episcopado de este país, en el que precisaba algunas otras razones por las que este tipo de investigación, alentada ahora por Obama, es innecesaria e inmoral.

Entre estas, precisaba, están el hecho de que el éxito con la investigación con células estaminales adultas ha hecho que "las células estaminales embrionarias sean irrelevantes para el progreso médico", ya que las células obtenidas adultas y del cordón umbilical "tienen una gran versatilidad, y son cada vez más usadas para revertir serias enfermedades e incluso ayudan a reconstruir órganos dañados".

"Si el gobierno quiere invertir en esperanza para curas y promover una ciencia ética, debe usar el dinero de los impuestos para una investigación en la que todos, en cada etapa del desarrollo humano, puede vivir", concluye.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona