Ex rehén colombiana recuerda que Juan Pablo II la ayudó a volver a la fe

La abogada colombiana Clara Rojas, que estuvo durante seis años secuestrada por la guerrilla de las FARC, asistió hoy a la Audiencia General en la Plaza de San Pedro y recordó que durante sus años de cautiverio escuchó a través de una emisora católica al Papa Juan Pablo II y así pudo reencontrarse con la fe que le dio fuerzas para seguir adelante.

En declaraciones a la agencia Efe, Rojas, quien asistió a la catequesis de Benedicto XVI con su madre y su pequeño hijo de 5 años, explicó que su presencia en Roma tiene como objetivo principal acudir al Vaticano para agradecer el apoyo de la Iglesia Católica y recordarle a la opinión pública que aún existen, en manos de las FARC, unos 3 mil secuestrados de los cuales unos 25 son militares.

Aunque no habló personalmente con el Papa Benedicto XVI, Clara Rojas comentó que poder "verlo de cerca" fue "emocionante"; e informó que mañana se entrevistará con el Cardenal colombiano Dario Castrillón Hoyos, Presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei.

Rojas se mostró convencida de que todos los esfuerzos que se hagan para concienciar a la opinión pública internacional sobre los secuestrados en Colombia son necesarios y espera que en la reunión con Castrillón Hoyos se "aúnen más esfuerzos" para ello.

"Los secuestrados tienen que saber que pensamos en ellos con el corazón y que luchamos por su liberación", dijo Rojas.

Recordando su experiencia durante los años en que estuvo secuestrada, Rojas contó que en la selva escuchó a través de una emisora de radio católica la voz de Juan Pablo II y que en ocasiones rezó el rosario siguiendo al Papa Peregrino. En aquellos años reencontró la fe, que dijo no le ha abandonado y le dio fuerzas para seguir adelante.

Clara Rojas fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 junto a Ingrid Betancourt a 600 kilómetros al sur de Bogotá en una zona controlada por las FARC y fue liberada el 10 de enero de 2008 en la región colombiana del Guaviare, en el sureste del país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA