Benedicto XVI da gracias a Dios por los consagrados


Benedicto XVI dio gracias a Dios este domingo, pues sigue llamando a hombres y mujeres a consagrarle totalmente su vida, convirtiéndose así en una riqueza incomparable de la Iglesia.

El Papa elevó su agradecimiento al rezar la oración mariana del Ángelus junto a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, a quienes recordó que en este lunes, 2 de febrero, la Iglesia celebrará la Jornada de la Vida Consagrada.

En ese día la liturgia recuerda la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, como sucedía con cada primogénito judío al celebrar sus cuarenta días después de su nacimiento, siguiendo las prescripciones de la Ley de Moisés.

"Cada primogénito, de hecho, según las Escrituras, pertenecía al Señor, y había que rescatarle con un sacrificio. En este acontecimiento se manifiesta la consagración de Jesús a Dios Padre y, unida a ésta, la de María Virgen".

Por este motivo, explicó el Papa, a partir de 1997, "Juan Pablo II, quiso que esta fiesta, en la que muchas personas consagradas emiten o renuevan sus votos, se convirtiera en Jornada de la Vida Consagrada".

En este contexto, en la Basílica Vaticana, el obispo de Roma mantendrá un encuentro con los consagrados y consagradas presentes en Roma, después de que presida para ellos la celebración eucarística el cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

"Invito a todos a dar gracias al Señor por el precioso don de estos hermanos y hermanas nuestros, y a pedirle, por intercesión de la Virgen, muchas nuevas vocaciones, en la variedad de los carismas que conforman la riqueza de la Iglesia", exhortó el Santo Padre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?