Un borbardeo israelí destruyó una clínica de Cáritas en Gaza


Cáritas Internationalis confirmó, mediante un comunicado, que uno de los centros de atención médica que Cáritas-Jerusalén mantiene en la Franja de Gaza fue destruido el pasado viernes durante un bombardeo israelí. En el mismo comunicado la entidad católica de ayuda emitió un llamado de emergencia a través de la red Cáritas para enviar ayuda humanitaria urgente a la zona.

La clínica, en el distrito de Al Maghazi, fue completamente destruida por los bombardeos, junto con unas veinte viviendas. Gracias a que las familias de la zona se habían refugiado en varias escuelas del distrito, no hay que lamentar heridos, afirma la nota.

De las 884 víctimas mortales que por el momento se han contabilizado en este conflicto, 12 eran personal médico, y 275 eran niños.

Por el momento, Cáritas mantiene otras cinco clínicas activas en la Franja. Cáritas-Jerusalén alertó sobre la dificultad de conseguir suministros de alimentos y medicinas. La intención es proveer servicios médicos a través de los centros de Cáritas, y una clínica móvil que ayude a los hospitales de Gaza a atender a los heridos.

En total, Cáritas Jerusalén previó una cantidad de más de 1.500.000 euros, para proporcionar, además de material médico y ambulancias, kits higiénicos, alimentos y mantas para unas 4.000 familias.

Situación inhumana y criminal
En unas declaraciones telefónicas recogidas por Cáritas, el párroco de Gaza, el padre Manuel Musallam, afirmó que la situación es "inhumana y criminal". "Hay un gran pánico en todas partes. De día y de noche el llanto de los niños penetra por doquier. La gente no duerme. Lo han perdido todo".

El sacerdote explicó que cerca de 70.000 personas "están viviendo en las escuelas. Quienes siguen en casa viven en los baños y en las escaleras por miedo a los estallidos de los cristales. Aquí no hay agua, y se nos acabó el diesel para el generador que permitía a la gente cocinar".

"Hay cadáveres por las calles. En las clínicas se hacen operaciones en el suelo. Una mujer embarazada recibió un disparo mientras iba a la clínica a dar a luz, intentaron salvar al bebé pero también había muerto", detalló el párroco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona