Encuentro en México: muchas razas, una familia


El ambiente que se respira en el Congreso Teológico Pastoral que precede al VI Encuentro Mundial de las Familias nunca mejor dicho es de familia, explica su portavoz, el padre Rafael Jácome, LC.

En esta entrevista, el sacerdote mexicano hace un balance del inicio de los trabajos de este evento, que con sus 10 mil inscritos ha batido records con respecto a los congresos precedentes. Se espera que en los actos culminantes del fin de semana, los participantes superaren el millón.

--En los inicios del Congreso Teológico Pastoral, ¿qué ambiente se respira?

--Padre Jácome: Desde muy temprano han llegado los asistentes con mucha alegría y entusiasmo, en un ambiente de convivencia fraternal entre las diversas razas y nacionalidades de los cinco continentes. Ingresaban al salón principal para participar en el lectio divina [lectura meditada de la Palabra de Dios] dirigida por le cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Monterrey. Momentos después, ingresaban al recinto el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, con el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México, monseñor Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, y el presidente de México, Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, para entonar el himno nacional mexicano y dar inicio al Encuentro con la asistencia de más de 10 mil personas.

--¿Porqué son importantes estos encuentros?

--Padre Jácome: Como sabemos, el siervo de Dios Juan Pablo II instituyó estos encuentros desde 1994. Ahora Su Santidad Benedicto XVI nos invita a seguir con esta oportunidad de analizar, reflexionar y intercambiar opiniones sobre el papel insustituible de la familia en la formación de personas íntegras que construyan sociedades más justas y solidarias.

--En este sentido, ¿cuál sería el mensaje principal que quiere comunicar este encuentro?

--Padre Jácome: Son tres mensajes o líneas en las que se va a trabajar: la familia como formadora de valores humanos; la importancia del testimonio de los padres en la convivencia y comunicación; y la necesidad de promover leyes que fortalezcan y protejan a la familia.

--¿Qué fue lo más destacado en las palabras de inauguración?

--Padre Jácome: El cardenal Antonelli comentó que la familia es una prioridad decisiva para el futuro de la sociedad y de la iglesia y que el Papa Benedicto XVI ha puesto en el centro de su magisterio la promoción de los valores humanos y cristianos en nuestra cultura postmoderna enferma de individualismo y de relativismo.

El cardenal Rivera Carrera señaló que nos enfrentamos a un mundo despersonalizado y falto de solidaridad, y por ello la familia es un don para la sociedad humana para que camine por los valores espirituales y humanos.

Monseñor Aguiar Retes, presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, partiendo del documento de Aparecida indicó, citando al Papa en su discurso inaugural, que la familia es un patrimonio de la humanidad, escuela de la fe, palestra de valores humanos y cívicos, hogar en el que la vida humana nace y se acoge responsablemente.

Por su parte el presidente Calderón señaló que el papel de familia es de formar y transmitir valores humanos, sociales y políticos, en donde se aprende la vocación de servicio a los demás, el respeto, la tolerancia y la solidaridad. Subrayó que su gobierno está trabajando para buscar el bien común de la sociedad, poniendo el bienestar de la familia, como núcleo central de la sociedad.

--Por último, ¿Cómo podrían participar las personas que no pudieron asistir?

--Padre Jácome: Creo que todos podemos participar activamente en este VI Encuentro. Aún cuando no estemos físicamente, podemos seguir el desarrollo del Congreso Teológico Pastoral a través de los medios de comunicación: de agencias como ZENIT, Catholic.net, la página web de la Conferencia Episcopal Mexicana (www.cem.org.mx), que darán un buen seguimiento, y en la página web del encuentro (www.emf2009.com), que contiene toda la información y trabajos que se van realizando en diversos idiomas.

Si desde nuestra comunidad nos informamos y compartimos estos mensajes con nuestra familia, amigos y vecinos nos convertimos en promotores y activos participantes de este VI Encuentro Mundial de las Familias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?