Benedicto XVI asegura su “viva participación” en el Encuentro Mundial de las Familias


Benedicto XVI confió este domingo a María, reina de la Familia, el VI Encuentro Mundial de las Familias, que tendrá lugar en Ciudad de México del 13 al 18 de enero próximos.

Asomándose hoy a mediodía a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para el rezo del Ángelus con los fieles y los peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, el Papa aseguró que aunque no se encuentre allí físicamente, seguirá “con viva participación el extraordinario acontecimiento”.

El encuentro, explicó, “se desarrollará en tres momentos: en primer lugar, el Congreso Teológico-Pastoral, en el que se profundizará en el tema, también mediante el intercambio de experiencias significativas; después, el momento de belleza y de testimonio, que hará emerger la belleza de encontrarse entre las familias de todas partes del mundo, unidas por la misma fe y el mismo compromiso; y finalmente, la solemne Celebración Eucarística., como acción de gracias al Señor por los dones del matrimonio, de la familia y de la vida”.

Aunque estará representado por el Secretario de Estado Vaticano, cardenal Tarsicio Bertone, el Papa afirmó que estará presente “ acompañándolo con la oración e interviniendo en videoconferencia”.

Invitó a los presentes a “implorar sobre este importante encuentro mundial de las familias la importancia de las gracias divinas”, y confió a la Virgen su “maternal intercesión”.

El Papa se detuvo a considerar la relación del tema elegido para el encuentro, “La familia, formadora de los valores humanos y cristianos”, con la responsabilidad adquirida por los padres al bautizar a sus hijos, de educarlos en la fe.

El bautismo, afirmó el Papa, es un “gran regalo” y una “gran alegría”, pero también una “gran responsabilidad”.

“Los padres, de hecho, junto con los padrinos, deben educar a sus hijos según el Evangelio”, recordó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona