Arquidiócesis de San José lanza La Gran Misión Continental


+Mons. Hugo Barrantes Ureña.
Arzobispo Metropolitano y
Presidente de la Conferencia Episcopal de C.R.

Estamos congregados en la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, pastores y fieles, para acompañar a los Magos de Oriente y adorar al verdadero Dios, nacido en Belén. Iluminados por la estrella que se ha detenido sobre el portal, queremos, también, anunciar la gran Misión Continental y pedir el amparo maternal de María para que esta Misión llegue a todos, sea permanente y profunda.

En la Epifanía celebramos la revelación de la bondad de Dios que desea salvar a todos. La Encarnación del Hijo en el seno virginal de María por obra del Espíritu Santo tiene por objeto y finalidad la redención del mundo.

La gran Misión en Costa Rica será un llamado a encontrarnos con el Señor. Será encender una estrella que convoque y muestre el camino para hallar y adorar al verdadero Dios.

Isaías nos habla de una impresionante escena que se mueve en dos direcciones. De pronto Jerusalén se ve inundada de luz, es revestida de luz y se convierte en un faro de luz que ilumina y atrae. - Hay un segundo movimiento; desde una tierra cubierta de tinieblas surge una procesión formada por reyes y pueblos diversos que se sienten atraídos por la luz de Jerusalén.

En la primera creación, Dios dijo: “Hágase la luz”. Aquí se trata de la nueva creación. La luz es Cristo, es la persona de Jesús que resplandece en medio del mundo. La vocación de la Iglesia es llevar la luz de Cristo al mundo.

El anciano Simeón va a llamar a Cristo “luz para alumbrar a las naciones” (Lc. 2, 32). El evangelio tiene preferencia por esta imagen referida a Cristo: “Yo soy la luz del mundo, el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn. 8, 12).

Cristo es la luz de Dios en medio de nosotros. Luz que se ha hecho visible, que se puede tocar. “… lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos: la Palabra de vida ( pues la vida se hizo visible), nosotros lo hemos visto, y os damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y se nos manifestó” (1ª. Jn. 1, 1-3).


Pero esa luz, ese Cristo que la Iglesia recibe, debe ofrecerlo a los demás. Esta es la razón de ser de la Gran Misión Continental: poner la Iglesia en estado de misión para que cumpla con su vocación de iluminar el camino de los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

En el texto de Efesios, San Pablo reconoce que la misión que se le ha confiado es la de llevar el Evangelio a los gentiles. La Misión Continental no conoce fronteras, debe llegar a todos. Jesús no es para San Pablo una idea, es una persona real, Jesús está en el centro de su corazón. San Pablo anuncia a un Cristo vivo. Recordemos aquí una afirmación contundente de Aparecida: “Conocer a Jesucristo por la fe es nuestro gozo; seguirlo es una gracia, y transmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor, al llamarnos y elegirnos, nos ha confiado” (DA 18). La consagración al trabajo de la Misión Continental supone una entrega y un amor total a Dios y a los hermanos.

El Evangelio nos narra como unos magos venidos de lejos se dejan guiar por una estrella y llegan a Belén.

Esto significa que Dios no se oculta, no es esquivo, lo suyo es manifestarse; comunicarse es la actitud permanente de Dios.

La primera lectura nos habló de la peregrinación del mundo hacia Dios. El Evangelio dice que Dios mismo se ha puesto en camino hacia nosotros. El se sale de sí mismo para venir al encuentro de la humanidad.

Advertidos por el anuncio del ángel, los pastores llegan a Belén; guiados por una estrella los magos también llegan a Belén, para encontrar al niño en brazos de María.

La salvación no viene de la gran ciudad de Jerusalén, su origen no está entre los poderosos, sino que es en la pequeña y humilde Belén donde nace el Salvador.

La fuerza de la Iglesia no tiene su origen en los poderosos, sino que su vigor viene de un niño-pastor. A Dios se le encuentra hecho carne en las realidades de la vida diaria, en la pobreza, en el sufrimiento y el dolor.

Quizá para muchos, la Gran Misión Continental será algo pequeño e insignificante. Su fuerza estará, realmente, en el amor con que asumamos este proyecto y en la confianza que pongamos en el Espíritu del Señor.


I. ¿Por qué la Misión Continental?

Voy a referirme a algunos aspectos del “por qué” y del “qué” de la Misión Continental, el “cómo”, el “cuándo” corresponden a cada obispo en su Diócesis.

Precisamente, la Solemnidad de hoy, Epifanía nos está mostrando la vocación misionera de la Iglesia.

La Iglesia es por naturaleza misionera (Ver AG 2 ). La voz del Espíritu, en Aparecida, nos pide, en este momento de la historia, que hagamos una opción radical por la Misión. La Misión Continental propuesta en Aparecida no puede verse como algo opcional, sino como una exigencia que debe ser asumida de manera inaplazable por todas las comunidades eclesiales y por cada uno de los Discípulos y Discípulas del Señor.

El lanzamiento de esta Misión no es una ocurrencia de unos obispos o una moda del momento que pasará pronto. La Misión Continental es una puesta en marcha del mandato del Señor: “Vayan, y anuncien el Evangelio”; es la voluntad salvífica de Dios donde la Misión hunde sus raíces.

Responde pues a la naturaleza esencialmente misionera de la Iglesia. Hoy estamos aquí obedeciendo al Señor, porque tenemos que actualizar la oferta de salvación de Jesús a una sociedad profundamente necesitada de dicha Salvación.


II. ¿Quién es el sujeto de esta Misión Continental?

El sujeto de esta Misión es la Iglesia, Pueblo de Dios.

Hay que superar cualquier vestigio de “clericalización” en donde el laicado se restringe a una función netamente pasiva y receptiva. El Vaticano II nos habla del rol protagónico que le compete al laico en el caminar de la Iglesia.

En este momento de la puesta en marcha de la Misión Continental es necesario redescubrir y recuperar la importancia decisiva del laicado en la Iglesia. El título: “Pueblo de Dios”, aplicado a la Iglesia, se refiere a lo básico y común de nuestra condición eclesial: nuestra condición de creyentes como la realidad primaria y fundamental desde la que hemos sido constituidos en pueblo. Es conocida, la esclarecedora expresión de San Agustín: “para vosotros soy obispo, con vosotros soy cristiano”. No se trata de negar el lugar de la jerarquía en la Iglesia, sino recordar que el centro de la Iglesia está en el pueblo creyente.

La carta apostólica “Novo Millennio Ineunte” de Juan Pablo II, nos dice en el número 26: “es necesario que la Iglesia del tercer milenio estimule a todos los bautizados a tomar conciencia de su propia y activa responsabilidad en la vida eclesial”.

La Misión Continental debe hacer un fuerte subrayado de la corresponsabilidad. La experiencia nos enseña que las comunidades donde los laicos se sienten parte integrante de la Iglesia, son precisamente los más pujantes y evangelizadoras.

Los movimientos apostólicos, también las Asociaciones e Iniciaciones Cristianas de nuestras diócesis deben integrase, plenamente, en la Misión Continental. Los movimientos apostólicos son un don de Dios a la Iglesia en nuestro tiempo. Una adecuada pastoral que integre la labor de los movimientos dentro de la labor de la parroquia será una excelente alternativa de evangelización . Los movimientos deben tener una formación misionera adecuada y una visión eclesial de amplios horizontes. De este modo, los movimientos se convertirán en vasos comunicantes, superando el peligro de convertirse en grandes esponjas que absorben la formación y el alimento espiritual que la Iglesia les ofrece, sin tener la capacidad de compartirlo con los demás. Este es el momento para que los Movimientos Apostólicos (las Asociaciones e Iniciaciones Cristianas ) asuman, de manera protagónica, el nuevo reto evangelizador que significa la Misión Continental.

Hay que superar el peligro de formar pequeñas “islas eclesiales”, pues existe la tendencia natural a absolutizar al grupo donde las personas encontraron a Dios. Por eso es tan importante la madurez de los líderes de los movimientos apostólicos para superar el peligro de una visión estrictamente grupal, sino reforzar permanentemente la visión de la Iglesia, misterio de comunión y misión. - La identidad eclesial tiene que estar por encima de la identidad grupal, y se tiene que ver al movimiento desde la Iglesia, y no sólo a la Iglesia desde el movimiento.

En cuanto a las congregaciones religiosas, no cabe duda de que se espera su participación en la Misión Continental. Hace cinco siglos las ordenes religiosas de su tiempo, como los franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas, realizaron una gran gesta evangelizadora en nuestro continente; la Misión Continental los invita para ir a los grandes conglomerados urbanos y a los nuevos areópagos de los que nos habla el Papa Juan Pablo II.


III Espiritualidad Misionera.

Para ser buenos misioneros se necesita ser cristianos convencidos, convertidos y comprometidos. El estudio y el conocimiento de la verdad nos ayudarán a ser cristianos convencidos. Pero sólo el encuentro personal con Cristo nos ayudará a ser cristianos convertidos, y de ambos podrá surgir el cristiano comprometido.

Sin una sólida espiritualidad misionera, la acción de la comunidad eclesial y de cada agente corre el riesgo de convertirse en un activismo infecundo.

Pero la espiritualidad misionera no se puede presuponer o improvisar. Es necesario un proceso de formación humana, espiritual, doctrinal y pastoral, serio y profundo.

El cumplimiento de la Misión que Jesús nos ha dejado exige una vida de santidad. Por tanto, “el mejor evangelizador es el santo” (SD, 28 ). El misionero ha de ser, ante todo, un seguidor de Cristo, un testigo fiel de Él, pues, más que activistas, la Iglesia necesita hombres y mujeres llenos del Espíritu de Dios, dando lo que han recibido en una experiencia personal de auténtica vida evangélica. Santo es aquel que, aún en medio de sus flaquezas y limitaciones, mantiene habitualmente el tono de la caridad evangélica, siendo signo transparente del mismo Cristo y un instrumento de su acción salvífica.

IV. La Conversión Pastoral.

La Misión Continental necesita del dinamismo, de la fuerza que nace de la conversión pastoral. La conversión pastoral toca “todo”, estructuras, métodos de evangelización, lenguajes, etc.; pero, sobre todo, toca a “todos”: los modos de pensar, de ser y actuar. La conversión pastoral consiste en la gran decisión de poner todo y ponernos todos en marcha, bajo la guía del Buen Pastor, con la fuerza del Espíritu, para anunciar a Cristo aquí y ahora.


• Las personas son las primeras que deben ser involucradas en la conversión pastoral.

Los primeros que necesitamos conversión pastoral somos los agentes. Conversión pastoral significa cambio profundo en las personas: en su mentalidad, en sus actitudes, en sus opciones. Este cambio es difícil y complejo, pero, es el más decisivo. El documento de Aparecida lo afirma clara y enfáticamente: “todas las auténticas transformaciones se fraguan y forjan en el corazón de las personas. De manera que no podrá haber “nuevas estructuras si no hay hombres nuevos y mujeres nuevas que movilicen y hagan converger en los pueblos ideales y poderosas energías morales y religiosas. Formando discípulos y misioneros, la Iglesia da respuesta a esta exigencia” (DA 538).

• Las personas nuevas hacen posible las estructuras nuevas. Una conversión pastoral, en el ámbito de las estructuras, exige desechar las que no sirven, modificar las que no están funcionando bien, y, si es necesario, crear nuevas estructuras que respondan mejor a los desafíos pastorales de la Iglesia. Hay que echar una mirada a nuestros consejos parroquiales, Vicarías foráneas, departamentos de pastoral y Curias para mejorar lo que haya que mejorar o cambiar lo que haya que cambiar.

El Documento de Aparecida habla de “abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe” (DA 365). Afirma, sin rodeos, que “la renovación de las parroquias… exige reformular sus estructuras” (DA 172).

• La conversión pastoral debe darse también en el ámbito de los métodos. Los métodos son medios o modos de hacer las cosas, pero también tienen que ver con valores y estilos de vida. Si no cambiamos los métodos podemos frenar el crecimiento en la fe de las personas. También aquí se hace necesario el discernimiento, la creatividad y la decisión.

V. La Experiencia de Dios: El Kerigma.

Hoy se insiste en el énfasis de la vivencia religiosa, pues si el cristianismo no parte de la vivencia religiosa, entonces se queda en una doctrina sin vida.

La Misión Continental debe tener como punto de partida una experiencia de Dios. Esta necesidad de una vivencia religiosa muchas veces ha sido dejada de lado en la pastoral católica. La gente está buscando a un Dios vivo y verdadero, no una idea racional de Él, está buscando una comunidad, no una Institución. Es la experiencia personal con ese Dios personal, la que debemos enfatizar y priorizar; la formación doctrinal vendrá después.

Nuestra Iglesia tiene que volver a ser eminentemente kerigmática. La única manera de llevar adelante una Gran Misión, tiene que ser a través de un “nuevo kerigma” de una nueva proclamación del “acontecimiento Jesucristo”. Lógicamente el contenido del kerigma será el mismo de hace dos mil años, Jesucristo, Dios encarnado, muerto y resucitado. La novedad no va a ser el contenido del mensaje en sí, sino la actualización del mensaje: Jesucristo como un Dios resucitado, vivo, y, sobre todo, actual. Lo nuevo del Kerigma será que ese Jesucristo que resucitó hace dos mil años, está vivo y también puede resucitar en cada uno de nosotros. El contenido del Kerigma no es una “verdad”, sino una persona: Jesucristo. Se proclama a un Señor vivo, presente e interpelante, que asegura la salvación anhelada por el hombre.

Entonces, actualizar a Dios, experimentar a Dios, encontrarnos personalmente con Él, “bajar a Dios de las nubes”, este es el reto primero de la Misión Continental.

En esta renovada proclamación kerigmática no podemos prescindir de la utilización de la Biblia. Debemos dedicarnos a una verdadera evangelización con la Biblia y desde la Biblia.


VI. La Vivencia Comunitaria.

La persona que ha tenido una experiencia religiosa, necesita continuidad, seguimiento y profundización. Cuando la experiencia religiosa se ve reforzada por una comunidad acogedora es que, el proceso sigue adelante, de lo contrario, será una mera experiencia que pasará en cuanto pase la emoción del encuentro religioso. La experiencia religiosa tiene que madurar y crecer constantemente, sino se va apagando y llega a desaparecer. Hoy es necesaria la iniciación cristiana, el catecumenado posbautismal, y esto supone una comunidad.

Algunos hablan de un falso esquema de pastoral que se convierte en una pirámide sin base. En el vértice aparece Jesucristo, pero falta la base de la pirámide que es la “comunidad eclesial”. Sólo en un ambiente comunitario se puede profundizar y madurar (no sólo mantener y conservar) la fe.

VII. El Espíritu Santo, protagonista de la acción misionera.

Es imposible pensar en la Misión Continental sin el protagonismo del Espíritu Santo. De hecho, “no habrá evangelización posible sin la acción del Espíritu Santo”; Él es “el agente principal de la evangelización” (EN 75). Sin él es imposible el surgimiento de una nueva creación, de una humanidad nueva, de una Iglesia renovada; él es la “fuerza” que acompaña siempre la acción misionera, es “el alma de la Iglesia” (AG 4), del mundo y de cada persona.

No debemos olvidar que el “gran comienzo” de la acción evangelizadora de la Iglesia tuvo lugar en la mañana de Pentecostés, “bajo el soplo del Espíritu Santo” (EN 75).

Esta verdad fundamental debe estar arraigada en la mente y en el corazón de todo apóstol y de toda comunidad eclesial.

En la Misión Continental hay que darle un lugar real al Espíritu Santo.

• Esto significa que en la programación y realización de la Misión Continental hay que dejarse guiar por el Espíritu Santo, pues “las técnicas de evangelización son buenas, pero ni las más perfeccionadas podrían reemplazar la acción del Espíritu. La preparación más refinada del evangelizador no consigue absolutamente nada sin él. Sin él, la dialéctica más convincente es impotente sobre el espíritu de los hombres. Sin él, los esquemas más elaborados sobre bases sociológicas o psicológicas se revelan desprovistos de todo valor” (EN 75).

• Además, en la Misión Continental es necesaria una humildad “ministerial-apostólica”. Hay que tener conciencia de ser un instrumento o “cooperador de Dios” (Ver 1ª. Cor. 3, 6-9). De esta humildad apostólica brotará, a su vez, el optimismo y el gozo de la esperanza del buen fruto. Gracias a esa humildad instrumental, el apóstol no buscará el éxito en otra seguridad que no sea la fuerza y el poder del Espíritu Santo.

VIII. Modelo de Iglesia, inspirado en María, la primera creyente.

Aquí, a los pies de la Imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona de Costa Rica, queremos optar por la Misión Continental que nos lleve a una Iglesia que, a ejemplo de María, sea:

• Discípula-misionera: Por su fe y obediencia a la voluntad del Padre, por su docilidad al Espíritu Santo, por su escucha atenta de la Palabra de Dios y por su fiel seguimiento de Jesucristo. Estas actitudes hacen de María la discípula más perfecta del Señor ( Ver L.G. 53).
• Madre – Pedagoga: Una Iglesia que viva en actitud acogedora, que se convierta en “casa y escuela de comunión” debe tener un rostro y corazón de madre. Debe educar y conducir a la reconciliación con Dios y los hombres “…es ella quien brilla ante nuestros ojos como imagen acabada y fidelísima del seguimiento de Cristo” (DA 270).
• Samaritana. La Iglesia tiene que seguir el camino de Jesús y llegar a ser buena samaritana como Él (DA 177). “Está convocada a ser abogada de justicia y defensora de los pobres” (DA 395). María, “con los ojos puestos en sus hijos y en sus necesidades … crea comunión y educa a un estilo de vida compartida y solidaria fraternidad, en atención y acogida del otro, especialmente si es pobre y necesitado” (DA 272).


Nuestra Señora de los Ángeles: Aquí estamos, en tu casa, pastores y fieles, asumiendo el compromiso de la Misión Continental. Intercede por nosotros para que la Misión Continental sea para Costa Rica una Epifanía, una luz, que atraiga a todos al encuentro de Cristo-Salvador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona