Roma clausura los 150 años de las apariciones de la Virgen en Lourdes


La Virgen peregrina estuvo en la basílica Santa María de la Mayor
Roma clausuró este lunes con una misa presidida por el cardenal Tarcisio Bertone el año en el que se han celebrado los 150 años de las apariciones de la Virgen María en Lourdes.

El secretario de Estado, en la homilía de la celebración eucarística, que tuvo lugar en la Basílica de Santa María la Mayor, presentó a la Virgen como la madre que consuela a los enfermos y les ayuda a afrontar su dolor.

"Mirémosla a ella siempre, en cada circunstancia, en la alegría y en el dolor, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte", dijo dirigiéndose a los miles de fieles congregados en la Basílica, así como a quienes le escuchaban desde el atrio y la plaza contigua.

La imagen peregrina de Lourdes había llegado el sábado anterior la basílica mariana, después de haber recorrido diferentes ciudades de Italia.

Durante sus tres días de presencia de María, el templo romano estuvo colmado de fieles provenientes de todas partes del mundo. Recibió la visita en particular de miles de enfermos y discapacitados, para presentarle su petición o darle gracias.

La ceremonia de acogida de la Virgen Peregrina se había realizado el pasado sábado con una procesión por las calles de Roma. Durante esta tarde invernal, miles de fieles, muchos de ellos con cirios encendidos, caminaban por la Vía Merulana acompañando la imagen y entonando cantos marianos.

Con aplausos y el tradicional Avemaría de Lourdes, fue recibida la imagen en la primera Basílica de Occidente construida en honor de María. Luego comenzó el rezo del rosario para darle la bienvenida.

Con momentos de oración personal, misas, liturgia de las horas, la exposición del santísimo sacramento de la Eucaristía, y un rosario solemne meditado, transcurrieron los tres días dedicados a la Virgen.

Varios voluntarios de la asociación UNITALSI (Unión Nacional Italiana para el Transporte de Enfermos a Lourdes y a otros Santuarios Internacionales) estaban presentes dentro y fuera de la Basílica acogiendo a los peregrinos.

"La atmósfera de Lourdes es siempre excepcional. Y revivirlo en Roma es aún más excepcional. Por ello es un honor tenerla en nuestra casa", dijo a ZENIT Andreina Ferrouchi, miembro de UNITALSI.

La asociación fue fundada en 1903 por Giovanni Battista Tomassi, quien, delante de la gruta de Lourdes sintió el llamado de conformar una asociación en la que se viviera la caridad como servicio gratuito.

Ahora cuenta con más de 100 mil adherentes de diferentes estados de vida y se encuentra presente en todas las regiones de Italia.

En Francia, nueve millones de peregrinos visitaron este santuario mariano durante todo el año jubilar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA