La santidad no pasa de moda, precisa el Papa


Al presidir este Domingo la Misa en San Lorenzo de Extramuros, en el 1750 aniversario del martirio del santo diácono, el Papa Benedicto XVI señaló que al iniciar hoy el tiempo de Adviento, este mártir "nos repite que la santidad, es decir ir al encuentro con Cristo que viene continuamente a visitarnos, no pasa de moda".

En su homilía, el Santo Padre alentó a que el testimonio heroico de San Lorenzo, que fuera quemado vivo en una hoguera en el siglo III, "sea para cada uno ejemplo de dócil adhesión a la voluntad divina para que, como hemos escuchado al Apóstol Pablo recordar a los corintios, también nosotros vivamos de modo que seamos encontrados 'irreprensibles' en el día del Señor".

"La historia nos confirma –dijo Benedicto XVI– cuanto hay de glorioso en el nombre de este Santo, alrededor de cuyo sepulcro estamos reunidos. Su solicitud por los pobres, el generoso servicio a la Iglesia de Roma en la asistencia de la caridad, la fidelidad al Papa, tan desarrollada en Él hasta el punto de querer seguirlo en la prueba suprema del martirio y el heroico testimonio de la sangre, ocurrida solo unos días después, son hechos universalmente conocidos".

Hablando luego sobre el tiempo con el que hoy se inicia el nuevo año litúrgico, el Pontífice explicó que Adviento significa "hacer memoria de la primera venida del Señor en la carne, pensando ya en su definitivo retorno y, al mismo tiempo significa reconocer que Cristo presente entre nosotros se hace nuestro compañero de viaje en la vida de la Iglesia cuyo misterio celebra".

"Esta conciencia, –continuó– alimentada en la escucha de la Palabra de Dios, debe ayudarnos a ver el mundo con distintos ojos, a interpretar los eventos particulares de la vida y la historia como palabras que Dios nos dirige, como signos de su amor que nos aseguran su cercanía en toda situación, esta conciencia, en particular, debe prepararnos a acogerlo cuando 'de nuevo vendrá en la gloria para juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin'".

"En esta perspectiva, el Adviento se convierte para todos los cristianos en un tiempo de espera y de esperanza, un tiempo privilegiado de escucha y reflexión, para que nos dejemos guiar por la liturgia que invita a caminar al encuentro del Señor que viene".

Con la invitación que el Señor hace en el Evangelio de Marcos, explica Benedicto XVI, los cristianos deben recordar que "velar" significa "seguir al Señor, escoger lo que Él ha escogido, amar lo que Él ha amado, conformar la propia vida a la suya, velar comporta transcurrir cada momento de nuestro tiempo en el horizonte de su amor sin dejarse abatir por las inevitables dificultades y problemas cotidianos. Así lo hizo San Lorenzo, así debemos hacer nosotros y pedirle al Señor para que nos dé su gracia para que el Adviento sea estímulo para todos al caminar en esta dirección".

Finalmente, el Pontífice resaltó que "nos guían y acompañan con su intercesión la humilde Virgen de Nazareth, María, elegida por Dios para convertirse en la Madre del Redentor, San Andrés, cuya fiesta celebramos hoy; y San Lorenzo, ejemplo de intrépida fidelidad cristiana hasta el martirio".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?