Paz entre Argentina y Chile "sigue siendo un ejemplo internacional", dice el Papa



La negociación de paz entre Argentina y Chile auspiciada por el entonces recientemente electo Juan Pablo II, sigue siendo un ejemplo para la comunidad internacional, dijo el Papa Benedicto XVI en un mensaje enviado con ocasión del 30º aniversario del importante hito histórico.

El Auditorio "Juan Pablo II" de la Universidad Católica Argentina (UCA) fue escenario de la jornada "A 30 años de la mediación de Su Santidad Juan Pablo II en el diferendo austral entre Argentina y Chile. Los frutos de la Paz (1978-2008)", para conmemorar la histórica intervención del Cardenal Antonio Samoré, que evitó una guerra entre las dos naciones católicas de Argentina y Chile.

La jornada comenzó con el mensaje del Papa Benedicto XVI dirigido a los organizadores y participantes del evento, leído por el Nuncio Apostólico Mons. Adriano Bernardini.

El Pontífice destacó en su mensaje que "a treinta años de aquellos hechos, la mediación del Beagle sigue siendo un ejemplo que se puede poner para llamar la atención de la comunidad internacional, que demuestra, junto a la paciencia y a la responsabilidad de las partes implicadas, cómo en todas las controversias el diálogo no perjudica los derechos, sino que amplía el campo de las posibilidades razonables para resolver las divergencias".

El Santo Padre destacó la importancia de "seguir recurriendo a la diplomacia y a sus métodos de negociación, para garantizar la paz, la seguridad y el bienestar", y teniendo presente las lecciones de la historia, antigua y reciente, llamó a las nuevas generaciones "a mirar el futuro con ojos de esperanza y a comprometerse en la realización de la civilización del amor, de la cual Juan Pablo II fue profeta, aunque no siempre fuera escuchado".

El mensaje del Papa Benedicto XVI señaló además que las celebraciones programadas para el 30º aniversario "quieren recordar la mediación pontificia que contribuyó a resolver una controversia, que corría el riesgo de convertirse en un conflicto, y reflexionar sobre los frutos de paz que de ella han derivado hasta nuestros días".

La decisión del Papa Juan Pablo II de ofrecerse como mediador evitó un inminente conflicto armado en torno a la disputa por la soberanía que Chile y la Argentina mantenían por la posesión de las islas situadas al sur del canal del Beagle y por el dominio de los espacios marítimos adyacentes.

En las vísperas de Navidad de 1978 la relación entre los gobiernos de Santiago y Buenos Aires –ambos integrados por militares– se había tensado al máximo.

El laudo papal, presentado el 12 de diciembre de 1980 no fue definitivamente aceptado por Argentina hasta que el Presidente Raúl Alfonsín convocó a una consulta popular para que los argentinos apoyaran o rechazaran el texto pontificio. En la votación, la propuesta de Juan Pablo II obtuvo el apoyo del 82 por ciento de la población. En noviembre de 1984, los cancilleres Dante Caputo y Jaime del Valle firmaron en el Vaticano el tratado definitivo de paz y amistad.

En 1991, los presidentes Carlos Menem y Patricio Alwin dieron por superado el conflicto de límites entre Chile y la Argentina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA