Colombia renovará la Consagración el Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María pidiendo por la paz


El Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, Arzobispo de Bogotá ha invitado a todos los católicos a renovar el próximo domingo 12 de octubre, dentro del mes dedicado al rosario, la consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. En un Mensaje enviado por el Cardenal explica que junto “en unión con el grupo "Colombia en los Corazones de Jesús y María", la Iglesia Católica estará trabajando en la renovación de la consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y su consagración al Inmaculado Corazón de María, las cuales se realizarán durante la Eucaristía en la Catedral Primada de Colombia el 12 de octubre del año en curso, a las 12, en unión con todas las parroquias e Instituciones de la Iglesia a nivel nacional”. Por ello, invita a los colombianos a que en este día renueven su consagración a los Corazones de Jesús y de María y oren por la paz de Colombia. También se invita todos los sacerdotes de la diócesis y en general a los Grupos de Oración a realizar programas de preparación hacia este gran acto y al mismo tiempo a informar y reflexionar en torno a esta convocatoria en las Eucaristías.

A mediodía se unirán todos los templos católicos del país a al renovación de la consagración de las familias colombianas al Sagrado Corazón de Jesús, 106 años después de la efectuada en 1902, presidida por el entonces Arzobispo de Bogotá, Mons. Bernardo Herrera Restrepo, como solución ante la guerra que había estallado en el país. En efecto el 18 de octubre de 1899 estallaba en Colombia la última guerra civil que duró tres años conocida como la Guerra de los Mil Días y que trajo consecuencias y efectos verdaderamente lamentables. Después de tres años de una guerra sangrienta y destructora, la situación del país se agravaba día por día y amenazaba con desembocar en una verdadera catástrofe nacional. El entonces Arzobispo de Bogotá, Monseñor Bernardo Herrera, con una iluminación especial, vio que la única solución en situación tan desesperada era acudir al Sagrado Corazón de Jesús. Sugirió al vicepresidente de la Republica la Consagración al Sagrado Corazón de Jesús y hacer un voto de construir un templo en su honor. El 22 de junio de 1902, se consagró la República de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús y se puso la primera piedra para el templo que es el actual Voto Nacional. A los 5 meses de la Consagración, se firmaba el tratado de Winsconsin, el 21 de noviembre de 1902, poniendo punto final a la sangrienta y prolongada guerra, iniciándose una era de paz y de concordia nacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona