Significado de la visita de Benedicto XVI a Cerdeña

Este domingo, el Papa visitará la isla de Cerdeña con motivo del centenario del Decreto Pontificio de san Pío X que proclamó patrona de Cerdeña a la Virgen de Bonaria. Nos cuenta la historia mariana y marinera de la imagen de la patrona de la isla sarda nuestro colaborador el padre Juan Carlos Velarde.

El Papa Benedicto XVI tendrá este mes de Septiembre dos destacables encuentros marianos. El primero será este próximo Domingo día 7 en Cagliari (Cerdeña) donde visitará el Santuario de Nuestra Señora de Bonaria, y pocos días después, del 12 al 15 de septiembre, emprenderá un viaje apostólico que le llevará a visitar París y Lourdes en este año en que se celebran los 150 años de las apariciones de la Virgen María.

La visita pastoral del Papa a Cagliari se produce con motivo del centenario de la proclamación de Nuestra Señora de Bonaria como “Patrona de la Isla de Cerdeña”, en el que será su XI viaje pastoral en Italia.

Es una historia, la de esta imagen de Nuestra Señora de Bonaria, realmente bella:
“Según la tradición, se realizó una profecía sucedida después de la muerte de un joven mercedario llamado Carlo Catalano. Cuando viajaba un barco desde España hasta Cerdeña se encontró por sorpresa con una gran tempestad. Los marineros en aquella circunstancia decidieron tirar al mar una caja muy pesada. Cuando la tiraron, la tempestad se calmó. La caja llegó tiempo después a Cagliari, encontrada y recogida por los Padres Mercedarios. Al abrirla se encontraron con una imagen de la Madre de Dios portando al niño en brazos y con una vela en la otra mano. La devoción se extendió rápidamente por toda la Isla de Cerdeña”

Desde Cerdeña la devoción a la Virgen de Bonaria pasó a España, de manera especial a Sevilla, e incluso fue más allá llegando hasta América Latina, donde inspiró el nombre de la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina.

También es de destacar la relación de Cataluña con la Isla de Cerdeña unidas por la historia, la cultura y la religiosidad. Como señalaba Monseñor Lluis Martínez Sistach, el pasado 6 de Julio en el Santuario de Nuestra Señora de Bonaria:

“Como Cardenal y Arzobispo de Barcelona me considero como en mi propia casa, por la amistad que me une a vuestro querido arzobispo, habiendo estudiado juntos en Roma, por la fraternidad y la acogida que me ofrece y por la historia de Cerdeña y en particular de este Santuario de padres mercedarios, una historia muy ligada con mi Ciudad Condal de Barcelona”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona