Récord de peregrinos a Lourdes llega a los ocho millones de personas este año


El número de personas que viajarán a Lourdes para celebrar el 150º aniversario de las apariciones marianas con el Papa Benedicto XVI se estima llegará a los ocho millones de peregrinos, cifra superior a las establecidas años anteriores.

Lourdes, que es la una de las metas de peregrinación internacional y el segundo destino de peregrinación católica después de Roma, es considerada por la Santa Sede como "ciudadela de vida y de esperanza" y al manantial que brota a sus pies como símbolo "de la potencia sanadora de Cristo".

Su fama proviene del manantial encontrado por Bernadette el año 1858, cuyas aguas se vierten actualmente en 17 piscinas donde se sumergen los enfermos con la esperanza de sanación. Hasta 400 mil baños se registran al año en las piscinas alimentadas por el agua de la gruta y unas 750 toneladas de cirios son encendidos.

Desde 1858 se han registrado unas 7 mil curaciones inexplicables después de beber el agua, de las que sólo 66 han sido prudencialmente reconocidas como "milagros" por la Iglesia Católica.

Alrededor de la gruta de Massabielle, en la que Bernadette Soubirous vio aparecer a la Virgen María en 1858, se han construido tres basílicas: la Inmaculada Concepción Nuestra Señora del Rosario y San Pío X así como varias capillas e iglesias en las que se ofrecen alrededor de cincuenta y dos misas diarias en varios idiomas entre abril y octubre.

Este fin de semana, con la visita del Papa Benedicto XVI a Lourdes, quien la considera como lugar para "meditar sobre el amor materno de la Virgen Inmaculada por sus hijos enfermos y dolientes", la cifra de visitantes superará los seis millones acostumbrados.

El Papa Juan Pablo II, en su segunda y última visita al santuario mariano en agosto de 2004 señaló que Lourdes es "fuente donde la conciencia se convierte o vuelve a ser límpida".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona