México: 1555 matrimonios dispuestos a acoger a bebés de mujeres que quieren abortar


Tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia de México que despenaliza el aborto hasta las 12 semanas de gestación, 1.555 matrimonios y 53 centros de ayuda a la mujer han declarado su disponibilidad para acoger a los niños de las madres que piensan en abortar.

La iniciativa, que y había sido lanzada desde que se despenalizó el aborto en el Distrito Federal, ha tenido todavía más eco tras el anuncio de la controvertida resolución.

Los matrimonios y los centros de ayuda han respondido así al llamamiento del Cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, "para dar acogida y ayuda a los niños de las mujeres que estén tentadas a abortarlos por no tener recursos materiales o psicológicos para mantenerlos y educarlos", según explica a Zenit Lucrecia Rego de Planas, una de las promotoras de la iniciativa.

"Con esta generosa respuesta a su llamado, el señor cardenal acaba con los argumentos que usaron los legisladores mexicanos para hacer aparecer un aborto como algo necesario, pues dichas instituciones y matrimonios están esperando a todas las mujeres que soliciten su ayuda, para acogerlas, ayudarlas y acoger en sus propios hogares y familias a los bebés que traen en sus vientres", afirmas la promotora.

"Prometen no sólo manutención para el bebé, sino también educación y el cariño de una familia", añade el comunicado.
La numerosa respuesta ha tenido lugar gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías, en particular dentro del portal de Internet Catholic.net.

Las listas con los nombres de instituciones y matrimonios interesados en acoger a los bebés, están publicadas abiertamente en http://nolomates.catholic.net, en donde también existen formularios para que se registren todas las mujeres que quieren ser ayudadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona