A los altares el “obispo brasileño de la justicia social”

Monseñor Antonio de Almeida Lustosa
La causa de beatificación de monseñor Antonio de Almeida Lustosa, conocido como el "obispo brasileño de la justicia social", salesiano, ha dado un paso adelante.

El sacerdote Antonio da Silva Ferreira, colaborador para la causa del prelado, ha presentado el pasado 10 de septiembre al relator de la Congregación para las Causas de los Santos, padre Daniel Ols O.P., el texto de la "Positio".

Se trata del dossier que, en base a las actas de la causa diocesana, debe demostrar la heroicidad de la vida y de las virtudes, además de la fama de santidad, del Siervo de Dios.

"Ferreira ha presentado cinco gruesos volúmenes de documentación y el relativo sumario, incluyendo una biografía, elaborada por él con la competencia histórica que todos le reconocen", informa la AINS, agencia de noticias salesiana.

En la ceremonia oficial de entrega participaron -además del relator y de Ferreira, con su colaborador José Pedro Menezes - el postulador general, Enrico dal Covolo, su colaborador Luigi Fedrizzi e Hilario Passero, salesiano brasileño de la Casa General.

Monseñor Antonio de Almeida Lustosa (1886-1974), ha sido uno de los salesianos más importantes en la implantación y difusión del carisma de Don Bosco en Brasil, tras haber sido director en Lavrinhas fue elegido, a los 39 años, obispo de Uberaba.

Después fue transferido a la sede de Corumbà, y sucesivamente a Belém do Parà y a Fortaleza. En 1963, tras 38 años de actividad como obispo, se retiró a la Casa salesiana de Carpina, donde transcurrió los últimos 15 años de su vida. Murió el 14 de agosto de 1974. Durante todo su ministerio vivió intensamente el "Da mihi animas" de Don Bosco. Está considerado aún hoy el "obispo de la justicia social".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona