Cardenal Bertone destaca aportes de "laicismo positivo" sugerido por Sarkozy

En una entrevista concedida a la Agencia France Presse (AFP) a pocas horas de la visita papal a Francia, el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone destacó los aportes que el concepto de "laicismo positivo" del Presidente francés Nicolás Sarkozy, puede ofrecer a las relaciones entre la Iglesia y el Estado en distintas latitudes.

Según informa AFP, el Purpurado consideró que el "laicismo positivo niega la intolerancia o la hostilidad". "Nadie debe ser obligado a creer y nadie debe ser impedido de creer", agregó el Cardenal Bertone en alusión al concepto de "laicismo positivo" planteado por Sarkozy en un discurso ofrecido a fines de 2007 en Roma.

"La Iglesia (...) puede hacer conocer su opinión sobre tal o cual aspecto de la legislación de un país, si se evidencia que se aleja de la ley natural o del bien común. Al mismo tiempo debe respetar y ser respetado. Respetar no significa hacer pactos o ser indiferente, sino mirar con atención e incluso admiración, al mismo tiempo que se conserva la libertad de hacer saber lo que debe ser rectificado o modificado", indicó el Purpurado.

En este sentido, indicó que "la laicidad positiva rechaza la intolerancia o la hostilidad; respeta, anima y busca engrandecer al otro para llevarlo a superarse y a dar lo mejor de sí. Nadie debe estar obligado a creer, pues Dios quiere la adhesión de un hombre libre; nadie debe ser impedido de creer, pues la profesión y el ejercicio de la fe hacen parte de los derechos imprescriptibles del hombre".

Sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado, el Cardenal Bertone explicó que "las competencias propias de la Iglesia y del Estado no deben confundirse ni ignorarse, pero deben actuar de manera armoniosa y complementaria, cada quien en su campo específico, para trabajar por la felicidad del hombre".

"El Estado asegura, por las leyes y la regulación de la vida social, una felicidad terrestre legítima y necesaria. La Iglesia explica, por la presentación de la ley divina, el anuncio del Evangelio y la vida de los sacramentos, las condiciones de felicidad eterna (...). Las leyes del Estado valen para todos, el llamado de Dios vale para todos (...) la Iglesia y el Estado trabajan por el bien de la misma persona humana. Por eso, como lo dice el Concilio Vaticano II, una 'sana colaboración' es siempre preferible", agregó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?