Benedicto XVI lleva una sorpresa para el mundo cultural francés


Un discurso sumamente preparado con el que inaugurará el Colegio de los Bernardinos
Benedicto XVI está preparando con mucho cuidado el discurso que pronunciará al mundo de la cultura francés en su primer día de estancia en Francia, el próximo 12 de septiembre, en la tarde.

Escucharán las palabras del Papa, pronunciadas en el recién restaurado Colegio de los Bernardinos (Collège des Bernardins), setecientos exponentes del pensamiento, la ciencia y las artes de este país, así como representantes de la UNESCO y de la Unión Europea.

Según confirmó este martes el padre Federico Lombardi S.I., en un encuentro con los periodistas, "el discurso que el Papa pronunciará en esta ocasión es un discurso muy esperado. Se trata de un texto que el Papa ha preparado con gran empeño".

El original está escrito en alemán y luego se ha traducido al francés. Benedicto XVI ha dedicado buena parte de su magisterio a la relación entre la fe y la razón.

El lugar del encuentro es sumamente simbólico, reconoció el portavoz vaticano, pues "tiene una gran historia".

Se trata de un conjunto arquitectónico fundado en el año 1245 por un monje cisterciense por indicación del Papa Inocencio IV, convencido de que la renovación de la Iglesia debía pasar por el estudio.

El cardenal Jean-Marie Lustiger, arzobispo fallecido de París, añadió el padre Lombardi, "logró el que la Iglesia recuperara el uso de este centro como lugar de encuentro entre la Iglesia y la cultura".

La archidiócesis ha trabajado durante siete años para restaurar el centro. Las obras han concluido hace unas semanas. La verdadera inauguración tendrá lugar con con la visita del Papa.

En su estancia en París, el Papa mantendrá encuentros con los representantes de la comunidad judía y musulmana, así como con representantes de las demás confesiones cristianas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona