San Juan María Vianney, Cura de Ars

Etimológicamente significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea.

Cada verano, cuando voy a Taizé, me acuerdo de este santo. Al pasar de Lyon hay una indicación en la autopista del Sol a París, que indica el pueblo de Ars, como se suele conocer a Juan María.

Ahí nació el 8 de mayo de 1786. Sus padres eran pobres pero de una recia honradez y de una profunda fe cristiana. Desde los nueve años tenía la ilusión de ser sacerdote, pero no sabía nada de letras. Por más señas, ni siquiera existía en el pueblo un maestro.

Le costó Dios y ayuda entrar en el seminario. Era poco inteligente. No sabían los superiores que a veces la inteligencia no es el único valor para llegar a ser un buen sacerdote.

Y en un mar de dudas consintieron que fuera ordenado. Su destino fue Ars. Aquí echó a volar con las alas de su santidad. Se entregó a la catequesis y al trabajo de ayudar a los pobres.

La labor por la que se le conoce mundialmente fue la confesión. Se tiraba catorce horas sentado en el confesionario. A él acudían sacerdotes, obispos, cardenales, gente sencilla y noble en busca de una orientación humana y espiritual.

Dejemos aparte a los psicólogos. No existían. Hoy, a medida que crece el poder económico, desciende el amor y el aprecio por las cosas del alma.

Durante su trabajo repetía a menudo esta jaculatoria (una breve exclamación para mantenerse unido a Dios):"Nuestro hogar es el cielo".

O esta otra:"En la Tierra somos como viajeros que viven en un hotel. Cuando se está fuera uno está siempre pensando en el hogar".

Por causas de la revolución y por el analfabetismo recibió la primera comunión clandestinamente. Hoy en día van cada año más de cien mil peregrinos para escuchar una palabra de consuelo. Murió a los 74 años en 1859.

ORACIÓN

" TE AMO, OH MI DIOS "
Autor: San Juan María Vianney

Te amo, Oh mi Dios.
Mi único deseo es amarte
Hasta el último suspiro de mi vida.
Te amo, Oh infinitamente amoroso Dios,
Y prefiero morir amándote que vivir un instante sin Ti.
Te amo, oh mi Dios, y mi único temor es ir al infierno
Porque ahí nunca tendría la dulce consolación de tu amor,
Oh mi Dios,
si mi lengua no puede decir
cada instante que te amo,
por lo menos quiero
que mi corazón lo repita cada vez que respiro.
Ah, dame la gracia de sufrir mientras que te amo,
Y de amarte mientras que sufro,
y el día que me muera
No solo amarte pero sentir que te amo.
Te suplico que mientras más cerca estés de mi hora
Final aumentes y perfecciones mi amor por Ti.
Amén


¡Felicidades a quienes lleven este nombre y a los sacerdotes!

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona