El Secretario de Estado Vaticano reitera la preocupación de la Santa Sede por el Caucaso


Una vez más durante el Ángelus de hoy, Benedicto XVI ha expresado su preocupación por la situación internacional. Ya el pasado domingo 17 de agosto, el Papa lanzó un fuerte llamamiento por la paz en el Caucaso. El Pontífice invitó a la Comunidad Internacional a ofrecer su apoyo, al mismo tiempo que expresaba su deseo de que la tregua “pueda consolidarse y pueda también transformarse en una paz estable”. Esta continua preocupación de la Santa Sede por las tensiones crecientes entre naciones, la manifestó ayer el cardenal Secretario de Estado Tarcisio Bertone, quien señaló que “la guerra fría no ha pasado”, y que “las relaciones entre Este y Oeste, se han resquebrajado”.

“Los hombres políticos –prosiguió comentando a los periodistas desde la localidad de Valle de Aosta donde se encuentra pasando un periodo de descanso- no han escuchado las invitaciones del Papa a ser constructores de paz en nombre de un interés superior. Ha faltado el diálogo interreligioso, pero también el diálogo con los pueblos, que no siempre han estado presentes entre quienes gobiernan”.

Por último, el Secretario de Estado Vaticano expresó su pesar porque las Olimpiadas que hoy han finalizado, no hayan influido en las intenciones de los conflicto y en la guerra, porque “podían haber sido un ejemplo de pacificación, como lo demostró el abrazo entre los atletas rusos y georgianos”.

Comentarios

Diacono Colombo Pires ha dicho que…
Meus cumprimentos pelo excelente conteudo de seu blog, em especial as noticias que expressam os sofrimentos e tambem as esperancas das almas catolicas em nossos dias.

Aqui em Roma resido perto da Igreja de Sao Benedeto de Piscinula, que esta' sob os cuidados dos Arautos do Evangelho, e tambem da Igreja dos Franciscanos da Regola, erguida no local onde, segundo consta, ficava a casa do Apostolo Sao Paulo, quando habitou no bairro judeu de Roma.

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona