El Papa concede indulgencia plenaria para JMJ 2008


El Papa Benedicto XVI dispuso la concesión de la Indulgencia plenaria, siguiendo las condiciones establecidas, a quienes participen en la 23º Jornada Mundial de la Juventud en Sydney, Australia; y la Indulgencia parcial a quienes, donde quiera que se encuentren, recen para que los "jóvenes tengan la fuerza de anunciar con la propia vida el Evangelio".

El comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede dado a conocer hoy precisa que "durante la audiencia concedida por el Santo Padre" al Penitenciario Mayor, Cardenal Francis Stafford; y al Regente, Mons. Gianfranco Girotti, el día 21 de junio, "el Augusto Pontífice ha expresamente confirmado a la Penitenciaría Apostólica la especial facultad de declarar, a través del presente decreto, la concesión del don de las indulgencias".

"Se concede la Indulgencia plenaria a los fieles que devotamente participarán en cualquier sacra función o ejercicio pío que se desarrolle durante la 23º Jornada Mundial de la Juventud, y en su solemne conclusión, para que, confesados y verdaderamente arrepentidos, reciban la Santa Comunión y recen piamente según las intenciones de Su Santidad", dice el decreto.

"Se concede la Indulgencia parcial a los fieles, donde quiera que se encuentren durante el evento mencionado, si, al menos con ánimo contrito, eleven sus oraciones a Dios Espíritu Santo, para que infunda en los jóvenes la caridad y les dé la fuerza de anunciar con la propia vida el Evangelio".

El decreto, con fecha 28 de junio de 2008, precisa además que "para que los fieles puedan más fácilmente hacerse partícipes de estos celestes dones, los sacerdotes, legítimamente aprobados para la escucha de la confesión sacramental, con ánimo pronto y generoso se presten a recibir y propongan a los fieles oraciones públicas, para el buen éxito de la misma Jornada Mundial de la Juventud".

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona