Hoy, 3er. Aniversario de la 1era. Ordenación Sacerdotal de los Heraldos del Evangelio

Galeria de fotos
En la Basílica de Nuestra Señora del Carmen, en São Paulo (Brasil)hace tres años, tuvo lugar la ordenación sacerdotal de quince diáconos miembros de la Asociación Internacional de Derecho Pontificio, en una ceremonia presidida por Mons. Lucio Angelo Renna, obispo diocesano de Avezzano (Italia). Siete obispos y setenta y cuatro presbíteros, junto con los nuevos sacerdotes, concelebraron con Mons. Renna la Eucaristía.

Los nuevos sacerdotes ejercercen actualmente su ministerio en la propia Asociación, dando asistencia a los Heraldos en sus diversas casas establecidas en Brasil y en otros países.

La ceremonia la inicia el cardenal D. Claudio Humes (arzobispo de São Paulo) con estas palabras después de saludar muy especialmente a Mons. Renna, que preside esta celebración :
..."Aunque no pueda permanecer durante la celebración, por causa de otra reunión muy importante, ecuménica, de los dirigentes de iglesias en la que deberé estar enseguida, pero aún así, he querido venir aquí por la importancia de este momento. También para saludar de manera muy particular al Sr. Obispo, Mons. Renna, y también a los Heraldos del Evangelio por este momento que para ellos es ciertamente histórico. Esta asociación ha crecido maravillosamente. Todos nosotros estamos muy admirados y alabamos a Dios por ese crecimiento tan rápido de la asociación Heraldos del Evangelio, tanto aquí en São Paulo, como en Brasil y por todo el mundo, en tantos países en los que están presentes. "...

Por su parte Mons. Renna les dirige también éstas palabras:
..."Nos reunimos aquí para ordenar sacerdotes a quince hermanos Heraldos del Evangelio -con su Presidente Internacional, el muy querido Juan Clá- presentados por el vivo, atento y dispuesto P. Romolo Mariani, a quien agradezco el celo con que los ha preparado espiritualmente para este acontecimiento extraordinario.

Es el primer grupo de Heraldos del Evangelio que llega al sacerdocio, don inmenso y gratuito de Dios. La Asociación Internacional de los Heraldos del Evangelio está de fiesta, pero estamos de fiesta sobre todo nosotros, representantes de la Iglesia. Agradezco de corazón a su Eminencia el Cardenal Hummes que me ha dado la posibilidad de presidir esta solemne celebración en su benemérita archidiócesis; agradezco a los queridísimos y excelentísimos cofrades en el episcopado aquí presentes, a los sacerdotes, a las autoridades civiles y militares, y a todos vosotros que hoy estáis reunidos en esta iglesia."...

Al finalizar la ceremonia, el Presidente General, Rvdo. Pe. Juan Clá Dias, dirige unas palabra de agradecimiento a los presentes:

..."Mis hermanos, mis hermanas: unas palabras muy cortas, porque la ceremonia fue realizada en el tiempo, aunque con aires de eternidad. Aires de eternidad no porque fue larga, sino aires de eternidad porque la eternidad estuvo presente. Presente estaba Nuestro Señor Jesucristo, presente estaba Nuestra Señora, presentes estaban los Ángeles... Ceremonia que nos recuerda la promesa de Nuestro Señor Jesucristo de que la Iglesia é inmortal: "Pedro tú eres piedra y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; y las puertas del Infierno no prevalecerán contra Ella". Presencia de Nuestro Señor Jesucristo...

...Recen por nosotros durante las celebraciones eucarísticas, durante la recitación del Oficio Divino, durante las oraciones diarias; recen por nosotros, porque este paso dado en esta institución exige santidad. No es posible que se dé este paso sin que queramos abrazar con entusiasmo la santidad. Ahora bien, la santidad es un don de Dios mas que un esfuerzo humano, y para eso, es necesario mucha gracia. Recen por nosotros.

Pero desde ya, no sólo agradecemos la presencia de todos, el apoyo de todos, sino que desde ya agradecemos todas las oraciones que por nosotros realizarán. Muchísimas gracias."


Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona