La familia es el eje de la sociedad, y la Eucaristía el centro de la familia, dice el Papa


Al recibir a los participantes en la sesión plenaria del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, que en estos días han reflexionado sobre el tema: "La familia emigrante e itinerante", el Papa Benedicto XVI destacó la necesidad de acoger con caridad a los emigrantes, pero usó la oportunidad para abordar el tema de la importancia del matrimonio y la familia.

Tras reafirmar que "la solicitud de la Iglesia por la familia emigrante no disminuye el interés pastoral por aquella itinerante", el Santo Padre subrayó que "la familia es la célula originaria de la sociedad, que no se puede destruir, sino que hay que defender con valentía y paciencia. Representa la comunidad en la que uno se forma desde la infancia para adorar y amar a Dios, aprendiendo a hacer buen uso de la libertad en la verdad".

Refiriéndose posteriormente al "vínculo profundo" entre los Sacramentos de la Eucaristía y del Matrimonio, dado que "la liturgia prevé que éste último se celebre en el centro de la celebración eucarística", el Papa señaló que los esposos "deben inspirar su comportamiento según el ejemplo de Cristo, que amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella".

"Este supremo gesto de amor se repite en cada celebración eucarística. Por eso, convenientemente, la pastoral familiar tendrá en consideración este sacramento como referencia de fundamental importancia", agregó el Papa.

El Pontífice prosiguió explicando que "quien va a Misa -y hay que facilitar la celebración también para los emigrantes e itinerantes- halla en la Eucaristía un fuerte vínculo con la propia familia, con el propio matrimonio, y se siente animado a vivir su situación en perspectiva de fe, buscando en la gracia divina la fuerza necesaria para lograrlo".

El Papa concluyó destacando que "la movilidad humana representa, en el actual mundo globalizado, es una frontera importante para la nueva evangelización" y en este sentido alentó a los miembros y consultores del dicasterio a "seguir con renovado empeño su tarea pastoral".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona

¿Puede un ateo convertirse al Catolicismo sin mediar argumentación alguna?