El Mont Saint-Michel celebra sus trece siglos con cultura, fe y tradición


Cuenta la leyenda que fue el obispo Aubert, inspirado en las apariciones del arcángel Miguel, quien en el año 708 decidió construir un santuario en este promontorio rocoso, antes llamado Mont Tombe.

El tiempo consagró esta iglesia, proeza de la arquitectura monástica, como el monumento más visitado de Francia después de la torre Eiffel y el Palacio de Versalles.
Peregrinos y otros visitantes de todo el mundo se acercan cada año a observar la estatua de Saint Michel que culmina el templo a 170 metros de altura.

'Hay que recordar que el Mont Saint-Michel, más que un paradero turístico, es un lugar de peregrinaje', destacó el monje que, más allá del atractivo turístico, reivindica su 'dimensión simbólica' que 'sobrepasa al hombre' aunque éste 'no sepa expresarlo'.
Las celebraciones se abrirán el 1 de mayo con una misa conmemorativa oficiada por el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París.

Se esperan unas 2.000 personas para el oficio, la mitad de las cuales lo seguirán en 'una gran pantalla instalada en el aparcamiento de la isla', explicó el padre Francois.

Para los visitantes más atléticos, una marcha a pie saldrá el 11 de mayo del templo y recorrerá hacia el norte 44 kilómetros de costa, mientras que del 27 al 29 de septiembre excursionistas de diferentes países de Europa llegarán al santuario por los 'caminos de Saint Michel'.
El 28 de septiembre, vigilia de San Miguel, patrono del monte, se celebrará otra misa solemne y el 16 de octubre un oficio conmemorará el aniversario de la consagración de la 'primera iglesia'.

Guerreros bretones incendiaron en 1204 ese templo original, que fue sustituido 24 años más tarde por el monasterio normando de las Maravillas, financiado por el rey Felipe Augusto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Costa Rica marcha por la vida y la familia”;

Oro, incienso y mirra, son nuestra libertad, nuestra oración y nuestro afecto hacia Dios

Símbolos del Adviento: La Corona